domingo, 8 de septiembre de 2013

Fan-Fic: Ojitos y Kioko, un encuentro casi milagroso parte 1

Basada en hechos de la vida real

Ojitos y Kioko, un encuentro casi milagroso.

Comenzaba la mañana de un 19 de marzo de 2010, el día debía ser dedicado a salir con mi prima como había acordado con ella, pero ella va con su novio… Bueno tendre que vivir con eso y verla como disfruta de su vida mientras yo aquí muero soltero. No conseguiré a nadie que en verdad me quiera nunca.

Hola, me llamo Hyun Park Jay, tengo 18 años de edad y bueno soy un tanto cariñoso y expresivo… En esta historia les hablare un poco de mí y sobre como conseguí el amor…
Bueno, ya que este dia procuraba salir con mi prima y su pareja al centro comercial a dar vueltas, propuse sentarnos a comer… Mi prima es una famosa figura pública entonces salir con ella no es muy entretenido a veces, y más ahora que tiene novio, casi insoportable. El dia fue transcurriendo hablando y riendo, en eso llego una admiradora de mi prima y pues la chica llego emocionada con mucho amor a saludar a mi prima, y pues no saludo a todos en la mesa con mucho amor y cariño; como decirle que no a una persona tan emocionada. Luego de que terminamos de comer yo decidi ir al baño, fui solo nunca debí hacerlo, en el baño había mucha gente extraña, cuando voy de camino al baño me consigo a la chica que se acercó a la mesa y estaba llorando ella estaba con un chico, de piel canela, un poco alto, pero no más alto que yo; de nariz redonda y cachetes grandes, labios carnosos y ojos exuberantes, pues me acerque y trate de consolar a la chica y le decía, que no debía sentirse mal por ningún chico, al parecer un muchacho la había lastimado, su compañero trato de limpiar sus lágrimas y justo en ese momento llego mi amigo Choi Hec Thor (lol) el cual es como mi hermano y esposo, me tomo por sorpresa y me abrazo por detrás y me dice con una voz muy sarcástica, “vamos al baño mi cielo, tengo miedo de ir solito”. Solo me reí y le dije con una media sonrisa “está bien vamos” en eso el chico grito mientras nos alejábamos al baño “¡hacen una linda pareja!”.

Luego del tiempo la chica consigue a mi prima por el Facebook y se hace mi amiga al instante, me comentaba cuanto admiraba a mi prima, era extraño puesto que yo no veo eso en mi prima, luego vi una foto que ella se tomó ese mismo día que la vi con su amigo de aspecto peculiar, como ya había captado mi atención decidí comentarla y decir lo mismo que el chico me había gritado aquel día, “hacen una muy bonita pareja” comente, en eso la chica respondió “hahaha gracias pero él es como mi hermano” y continuo la conversación riéndonos sin sentido alguno hasta que el chico de ojos grandes coloco, “no tuve la oportunidad de presentarme, me llamo Choi Sung Hyun, pero mis amigos me dicen Kioko”. En ese momento no sabía porque razón me había paralizado frente a mi computadora, pero solo respondí “un placer Kioko, mi nombre es Hyun Park Jay pero muchos me dicen Hen.” En eso el muchacho que ya no era el chico de aspecto peculiar, sino Choi Sung Hyun, cautivo mi interés de tal modo que no dude en solicitarlo como amigo en Facebook. Luego de un tiempo, descubrí que el chico que me llamaba la atención, tenía novio u.u… fue un golpe algo bajo pero como el no sabía que me gustaba no dije nunca nada. 


También me entere que era menor de edad desde ese momento supe que iba a ser un problema estar con él, pero algo en mi corazón gritaba con todas sus fuerzas “¡NO LO PIERDAS DE VISTA!”, al hacerle caso a mis corazonadas, me mantuve constante como su amigo, luego la relación comenzó a tornarse un tanto sentimental entre nosotros, demostrábamos cada vez más afecto el uno por el otro, llego el día donde por fin me le confesé y él se confesó conmigo y me coloco un apodo muy singular, Ojitos; jamás podre olvidar mi cara sonrojada incluso sin poder ver su rostro sé que el también sentía algo honesto por mí. Se me ocurrió invitarlo a una cita, un tanto peculiar donde él y yo solo salíamos como amigos, él vive lejos y no conocía el lugar donde yo vivo, entonces le ofrecí pasearlo por los lugares donde yo más frecuento y pues el accedió. En el momento de su llegada a mi ciudad él no me miro directo a los ojos, incluso sentado junto a mí me escribió un mensaje de texto, pidiendo disculpas, pero que le era imposible verme a los ojos. 

En ese momento me sentí tan bien, que solo le di su momento… el día seguía transcurriendo y la cita iba cada vez mejor, no sé qué entro en mi ser, pero de un momento a otro no aguante más la presión y le dije con mucho entusiasmo, tomándolo de la mano “sígueme”, el con una expresión de sorpresa y duda solo accede y camina junto a mí, en el mismo momento en el que me doy cuenta que no hay nadie a nuestro alrededor, me di la vuelta muy abruptamente, lo tome de ambos lados del rostro, lo mire fijamente y le dije, “no temas, te prometo no excederme” y lo bese, jamás en mis 18 años de vida pensé que besaría a un niño de 15 años de edad menor que yo, se sentía tan mal, pero se sentía tan bien al mismo tiempo, que ambos sentimientos se contra restaban dentro de mí y solo deje que mi corazón casi explotara de la emoción, hasta que llego un señor algo moreno gordo y paso y se nos queda observando, yo solo abrí muy bien los ojos para ver que el señor no hiciera nada o dijera algo, pero solo los volvi a cerrar, le tome de la mano y salimos casi corriendo del lugar...









¿Qué les pareció? Comenten :3, este fue basado en hechos reales, obviamente los nombres fueron cambiados :D Parte 1 de 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario