domingo, 8 de septiembre de 2013

Fan-Fic: Ojitos y Kioko, un encuentro casi milagroso parte 3

Luego de esto pasamos casi 2 meses sin vernos, luego de esto ocurrió que un chico me beso, una persona la cual yo solía llamar mi amigo, obviamente le conté con desespero y asco a Kioko, la persona a la cual amo, y le explique lo que sucedió, él se sintió tan traicionado, que prefirió no creerme y luego de un tiempo me termino justo una semana antes de cumplir nuestro aniversario, nuestras conversaciones continuaban, pero yo no me encontraba en las mejores circunstancias, luego de haber terminado decidimos salir, y decidí contarle sobre la vez que casi me casaba con la persona equivocada, y le explique que yo solo he esperado por alguien como él, que para mí no habrá nadie ni nada semejante a él. 

El sostuvo su decisión de mantener lejos de él, yo decidí respetarla pero me era casi imposible hablarle, sin recordar cada uno de nuestros besos y abrazos, cada vez que tomaba mi mano y cada vez que me miraba directo a los ojos y con su voz tan tierna y dulce, que me llenaba de calma me decía “te amo Ojitos, eres todo para mi” y el pensar que en parte, lo traicione para mí, no quedaban ganas de vivir, no quedaban ganas de seguir adelante, para mí él era mi todo, y lo había perdido.



Luego de los 2 meses más largos de mi vida, salimos de nuevo, y volvimos, regresamos pero él me dijo, que no sería igual que antes, el no volvería a ser ese chico de 16 años que una vez se había enamorado de mí, fue duro escucharlo, pero dentro de mí solo existía un sentimiento, y era la satisfacción de que él se sentía por sobre todas las cosas de la misma manera que yo me sentía, extrañándome, necesitándome, incluso hasta llorándome, cuando hubiese preferido, que no fuera cierto.


Volvimos a hacer el amor esta vez, de manera suelta y sin remordimientos, ni miedos ni nada, se sintió más especial, porque para mí fue la manera de decirle “mi cuerpo no fue tocado por otras manos más que las tuyas, está igual desde que te fuiste” también quise dar lo mejor de mí, como uke principiante, decidí probar nuevas cosas, como menearme, o por lo menos posiciones nuevas, hasta los momentos actuales, Kioko y yo seguimos juntos, pronto será el cumpleaños nº 17 de Kioko y ya yo tengo 20 años sigo siendo su Uke y el sigue siendo mi Seme… y por sobre muchas cosas deseo que se mantengan así las cosas. Mis anhelos son únicamente hacerlo feliz, y por mucho que me duela admitirlo soy sirviente de su felicidad y placer, lo que él me pida tratare de la mejor manera en la que pueda de hacerlo… Ya no tengo miedo de perderlo, pero si tengo miedo de desilusionarlo y hacerlo sentir tan mal como antes, jamás será mi intención el hacerlo sentir mal y mi corazón será siempre suyo… incluso cuando el ya no lo desee más.


Continuara...
Parte 3 de 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario